Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Taller ARTELUZ | 13 diciembre, 2018

Scroll to top

Top

[Talleres 2019] La crónica como alternativa

[Talleres 2019] La crónica como alternativa

Imparte CARLOS ACUÑA, periodista. Ha publicado en Emeequis, Horizontal, Chilango, Letras Libres, Nexos, Punto de Partida y otros medios nacionales. Ha ganado el Premio a la Excelencia Periodística por la Sociedad Interamericana de Prensa, el Premio Rostros de la Discriminación y ha sido dos veces nominado al Premio Gabriel García Márquez de la FNPI. Algunos de sus textos se han publicado en antologías de Ediciones Proceso, Producciones El Salario del Miedo y Educal. Desde hace casi diez años sobrevive de escribir y editar crónicas periodísticas.

Más allá del romanticismo que empaña el género, ¿para qué sirve hacer una crónica en este siglo? En tiempos gobernados por las tecnologías de la comunicación inmediata y audiovisual, ¿qué sentido tiene escribir las noticias?

El taller busca ensayar una respuesta. Para ello, se hará un breve repaso de la crónica en México y Latinoamérica hasta el siglo XXI. Se revisará cómo el género lograba reflejar –o no– las sociedades y sus conflictos de distintas épocas. El propósito es que el alumno pueda forjar un criterio propio respecto a por qué la crónica es necesaria, se revisará también la opinión de distintos cronistas, editores y escritores.

El objetivo final es que cada participante ponga en práctica lo aprendido y genere al menos una crónica corta de algún tema o noticia cercana, durante el taller.

Requisitos: que sean estudiantes de periodismo recién egresados, en los últimos semestres, reporteros y periodistas que deseen mejorar su escritura y su trabajo.

10 de febrero al 17 de marzo de 2019
Domingos: 11 AM a 2 PM
Seis clases. 18 horas en total
$3000

Promociones:
– 15% de descuento hasta el 18 de diciembre ($2550). Aplica en pago en una exhibición, por depósito o transferencia.
– Tres meses sin intereses con tarjetas Bancomer (Precio regular).

Para inscribirte, solicita los datos de la cuenta bancaria al 5574 8844 . arteluztaller@gmail.com

TEMARIO:

I. Sobre la necesidad de narrar, además de informar.
El periodista es, por sí mismo, un bicho extraño. Ocupado en hurgar vidas ajenas, rastrear cifras, devorar documentos, todo en favor de un supuesto interés público. Responsables de los titulares de cada mañana y de los escándalos que marcan los años y los sexenios, de entrecomillar declaraciones presidenciales y de fotografiar asesinados en los barrios barrios bajos. Ellos, los periodistas, revelan los contratos chuecos del presidente municipal y entrevistan al delantero al final del partido. Son los que llegan con su grabadora unos días después de la masacre, los que sondean a los jóvenes de la Alameda sobre una nueva moda. En medio de toda esta fauna, ¿el cronista qué hace exactamente? ¿Qué tiene que ver esto con las Cartas de Relación de Hernán Cortés? ¿Y quién era Bernardino Vásquez de Tapia? ¿Qué sabemos gracias a Hernando de Alvarado Tezozómoc?

* Análisis de lecturas

II. Escrutar una historia
No existen reglas ni pasos. Pero tampoco es difícil ser original. Encontrar una historia que pueda convertirse en crónica depende de la buena suerte; es decir del carácter, intereses, intenciones e incluso ideología del reportero. Aunque las historias suelen llegar solas, para valorar una anécdota de cantina, una tesis encontrada al azar o la nota esquinera del periódico, el reportero necesita afilar mirada, curiosidad y criterio. El humor de Salvador Novo. Las crónicas de Valeria Luiselli. El Nueva York de Gay Talese. Los aguafuertes policiacos de Roberto Artl. La insólita curiosidad de Susan Orlean. El púas de Garibay.

* Análisis de lecturas

III. Sobre el arte de documentarse.
Hay que mancharse los zapatos, nos dicen en todas las escuelas de periodismo y es cierto. No se habla mucho, sin embargo, del fino arte de documentarse antes y después de salir a la calle; de revisar documentos, conseguir una bibliografía básica, rastrear artículos académicos, conseguir informes oficiales, hurgar en hemerotecas y archivos; revisar cifras y números, verificar la información después de escribir y antes de publicar. ¿Cómo se documentó la historia de las pandillas en el Salvador? ¿Cuántas personas murieron en los sismos del 2017? ¿Qué le avergüenza a Gay Talese? ¿Se vale pintar una lágrima para “crear una atmósfera”? ¿Mover un árbol de lugar no modifica el bosque?

* Análisis de lecturas

IV. Instrucciones para salir al mundo
Ante la prisa de un tuit, la calma del antropólogo. El cronista nada a contracorriente. A diferencia de las otras bestias del gremio, el cronista no se alimenta de la novedad sino de los detalles y los matices del pasado, de las contradicciones y las dudas por los sucesos; de todo lo que el periodismo diario no es capaz de alcanzar. Condiciones de vida, circunstancias, razonamientos, modos de pensar, hábitos, costumbres; gestos, sensaciones, detalles; el tufo humano, la maraña social, los maniqueísmos de cada personaje, las exageraciones de la misma prensa, las justificaciones de los corruptos… ¿Cómo dejar de caminar las calles como un turista? ¿La Revolución se ha convertido en una mercancía? ¿Puede una superstición tener interés público? ¿Qué tiene que ver Manuel Payno con George Orwell y Jack London? ¿Cómo deberíamos recorrer una plaza comercial? ¿Cómo visitar Las Vegas?

* Análisis de lecturas

V. Sobre hurgar en la cabeza de los otros
Una entrevista no es una sucesión de preguntas, tampoco una charla de café. No todas las entrevistas se publican y a veces los entrevistados mienten. Materia prima del periodismo, las voces de los otros son difícilmente prescindibles. ¿Cómo sobrevive un boxeador haber matado de un golpe a su adversario? ¿Cómo entrevistar a un asesino y a un guerrillero? ¿Puede una entrevista cambiar el rumbo de la historia?

* Análisis de lecturas

VI. Sobre el masoquista placer de sentarse a escribir
El déficit de atención de los lectores debe vencerse de inmediato. Los distraídos y los indiferentes dominan hoy el mundo; o basta un click o un whats app para que cualquier postergue la lectura de una crónica de más de cinco cuartillas y no vuelva jamás a ella. ¿Cómo ha cambiado el interés del público en el siglo XX? ¿Cómo ha cambiado el estilo de los cronistas en esos años? ¿Una crónica puede ser una carta? ¿Una crónica puede ser un guión cinematográfico? ¿Una crónica puede ser una postal o un cuento policiaco? ¿Qué tienen que ver las naranjas con las niñas desaparecidas de Tucumán?

* Análisis de lecturas

VII. La escritura como arma
Debe tener la palabra escrita algún tipo de poder sobre la imagen y el sonido. El arte de los puntos y las comas, su relación con las partituras musicales, algún efecto deben tener sobre los ojos de los lectores. La brevedad de una frase, la metáfora correcta o el retruécano que el lector no será capaz de olvidar. ¿Qué relación tiene el lenguaje escrito con las nuevas tecnologías? ¿Cómo evitar escribir como notario? ¿Cómo escribir con barro y con piedra?

* Análisis de lecturas

Next Story

This is the most recent story.